la Carme

En la Carme quisimos mantener y potenciar la huella existente de sus mosaicos hidráulicos originales. Se retiraron las zonas de pavimento deterioradas y se sustituyeron por piezas del mismo formato pero lisas, de manera que los colores de las nuevas piezas se asocian por contraste o por apropiación con los tonos existentes. La distribución espacial supone una traza más e independiente a la del pavimento, que funciona de manera autónoma, como una capa que se desencaja y transgrede los límites de las nuevas habitaciones.

Claudia Raurell, Joan Astalle, Marc Peiro