la Bruna

La Bruna es un despliegue meticuloso y tozudo de los posibles funcionamientos, materialidades y formalizaciones que puede asumir una cocina. El proceso de tanteo y error resultó en una cocina desdibujada, convertida en un elemento que pervierte el imaginario ortodoxo de lo que tiene que ser per se una cocina. La pieza principal se estira de punta a punta de la habitación para ser cocina y a la vez ser salón y/o estudio, flanqueada por una isla exenta de chapa que acota el acceso y esconde las vergüenzas propias de una cocina.